CASO HUMANOIDE DE PACHACAMAC RESUELTO

lunes, 10 de noviembre de 2014

NOTA: La Última Cruzada: La Teletón

Nota: Con la presente nota No pretendo generar polámica alguna, menos aún enfrentamiento de ningún tipo, sólo quiero poner, desde mi punto de vista, en perspectiva ciertos aspectos de ésta popular campaña que año tras año busca en diferentes países del mundo recaudar desde la caridad popular los recursos necesarios para ayudar a los discapacitados a poder llevar una "Vida Digna". 


Una Vida Digna 

Todos nosotros los ciudadanos de cualquier país o nacionalidad ya estamos pagando nuestros impuestos, por lo cual NO debería pues corresponder que se pida dinero alguno públicamente para que “un niño pueda caminar”, por muy entretenida que sea la cabaretesca jornada adornada con bailes, shows y espectáculos, ésta por si sola resulta pues en un acto de profunda discriminación y segregación. Para Alejandro Hernández, presidente de la Fundación Nacional de Discapacitados de Chile (FND) la famosa Teletón “No es más que una campaña ruidosa que lo único que ha logrado es instalar en el inconsciente colectivo y del empresariado que integrar es "hacer un favor". Este hecho impide, por ejemplo, una efectiva, adecuada y proactiva integración laboral de administrativos, técnicos y profesionales con discapacidad al mundo laboral”. Ésto resulta en extremo interesante pues el problema de la Teletón NO es el fondo. Al contrario, la idea de ayudar a niños discapacitados que deben pelear con más obstáculo aún el día a día, es una gran tarea, con grandes tintes cristianos y solidarios: El problema es la forma, la manera en que se promueve y se lleva a cabo esta ayuda. 

Pero definamos primero ¿Qué es una vida digna?

Comprendiendo en un principio que en el marco de los derechos humanos una Vida Digna implica tener satisfechas las necesidades básicas: educación, salud, vestimenta, alimentación, y aquí porsupuesto el Estado cumple el rol más importante. El concepto dinámico social de "Vida Digna" compromete desde los puntos de vista estructurales y basados en un concepto cuya base es la dignidad del ser humano, el respeto, el liderazgo personal, amor, el éxito y cuyo objetivo es proveer al ciudadano de una visión de vida personal y familiar que le proporcione su propia conversión a transformar su propia concepción de vida y asegurar la de los suyos de estos elementos tonificantes y nobles que le permitan así concebir su carrera de vida con éxito y respaldadas con los valores y el respeto en si mismo y sus creencias respaldados por el Estado al que le debe su origen o nacionalidad. El "chantaje emocional" que promueve la Teletón a nivel internacional dibuja un país que ha olvidado al Estado como agente responsable social y deja todas las iniciativas sociales a la lógica del mercado, a la espera de que aparescan las grandes empresas con sus aparatos comunicacionales desde una especie de olimpo a salvarnos y de pasada a promocionarse, como si fuera cualquier fecha comercial en la que se tiene más oportunidad de venta. La Teletón es parte de este sistema, porque sirve como trampolín para que acaudalados hombres de negocios sigan acrecentando sus fortunas con publicidad a sus empresas o aumenten su ego dando grandes cifras de dinero frente a todo una transmisión nacional en numerosos canales televisivos, como haciendo un favor. 
No quiero entrar aquí a describir la paupérrima y oportunista participación de numerosos políticos de turno. 

La Franquicia de la Teletón 

Sí, en efecto es una franquicia. Y como toda franquicia hay que pagar para hacer uso de ella. La mayor parte de las teletones latinoamericanas están actualmente asociadas a la Organización Internacional de Teletones (ORITEL) que cuenta con doce miembros: Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Puerto Rico y Uruguay. Otros países que realizan eventos de Teletón son Alemania, Australia, España, Francia, Italia y el Reino Unido, entre otros. 
Hay que pagar entonces por hacer uso del nombre "Teleton", lo que nadie sabe a ciencia cierta es que monto exactamente se deberá abonar a ORITEL encabezada por el chileno Mario Kreutzberger, más conocido como Don Francisco. Cada canal televisivo dedica por un día completo (24horas) sus frecuencias y transmisiones a éste evento, la pregunta será: ¿En verdad cree Ud. que los grandes grupos televisivos donarían un día completo de sus transmisiones a una obra de caridad simplemente por el hecho de ser parte de éste evento? 
 La respuesta obviamente es NO. 
Cada empresa que done, cada grupo o institución, cada organización o centro social, cada estamento estatal que done dinero a ésta causa circulará por las pasarelas de ésta transmisión en vivo reforzando los conceptos marketeros de "ésta empresa se hace presente...", empresa que a lo largo de la transmisión y dependiendo de que tan generosa haya sido su caridad con ORITEL y la casa beneficiaria de la Teletón figurará en reiteradas oportunidades, note Ud. aquí las empresas de comunicaciones moviles, de internet, cable, empresas bancarias, de construcción, empresas de consumo masivo, productos y entretenimiento están por lo general entre las más caritativas. 

Dame que te Doy 

Los montos donados a ésta noble causa tienen también un No tan noble objetivo. Cada monto donado equivale a un monto proporcional extento del pago de impuestos. Tremendo negocio para las grandes y "benéficas" coorporaciones, que cada año oportunamente entre Noviembre y Diciembre asumen postura caritativa y solidaria precisa y coincidentemente antes del cierre de los ejercicios anuales contables. Bastante oportuno no lo cree Ud? 
 La organización de éste evento por lo general tiene un soslayado y retrechero tufo Político al que se suman congresistas figuretis, alicaídos ministros, figuras políticas representativas y muchas veces cuestionadas, todos desfilando para "hacerse presentes" contraponiendo el hecho tristemente de que la desPolitización con la que afronta la “unidad” de una sociedad es tal vez la visión más ideológica de concebir los deberes y obligaciones. 
Creer en un país en el que colaborar con otros tiene un carácter más bien "caritativo" cuando quienes lo hacen son grandes millonarios es el modelo económico de la gran mayoría de países hoy, eso es el modelo: del “cuidar a los ricos”, una lamentable realidad que respiramos cuando vemos políticas y concesiones favoritistas a los grandes intereses hoy. 

Derechos y No Favores 

Por más que se hable de solidaridad, la sociedad que promueve la Teletón desde el mundo privado NO es solidaria. Al contrario, es la del sálvate solo y ayuda solamente si es que te conmueves con las imágenes que te pondremos en televisión. Una sociedad realmente solidaria NO necesita de esos estímulos para correr al banco. Al contrario, es un lugar en el que el Estado debe crear una manera por la que todos como ciudadanos tengamos como obligación ayudar con la tarea. Así se evitan personalismos y circos que no ayudan nada a la causa y porsupuesto se evitan todo el tremendo negocio que hay tras el escenario de éste popular evento.
El Comité de los Derechos de las Personas con Discapacidad de la Organización de las Naciones Unidas dió a conocer hace unas semanas un informe de rechazo contra la labor desarrollada por la Teletón en México, acusándola de “promover estereotipos de las personas con discapacidad como sujetos de caridad e impedir que se posicione el concepto de sujetos de derechos”, y es que bajo la lupa la Teletón lo único que ha logrado es instalar en el inconsciente colectivo que integrar es ‘hacer un favor’, el éxito continuo de la Teletón en los diferentes países tiene su origen en una continua falla de los Estados, de los Gobiernos, en un tema en que merece tener un protagonismo central: Un trato digno y efectivo para los discapacitados de cada uno de nuestros países, que les permita mejorar sus estándares de vida e incorporarse a todas las instancias de nuestras sociedades. 
Esto debe ser reconocido como un derecho y NO como un favor. 

La Última Cruzada 

Para muchos las históricas Cruzadas religiosas fueron cosas del pasado, sucesos por lo que ya incluso algunos pidieron perdón, aquí encabeza la lista porsupuesto el ahora santo Juan Pablo II, Cruzadas aquellas serie de campañas militares que por más de 200 años fueron impulsadas por el papado y la Iglesia llevadas a cabo por gran parte de la Europa latina cristiana, principalmente por la Francia de los Capetos y el Sacro Imperio Romano y cuyo objetivo específico inicial de restablecer el control cristiano sobre Tierra Santa así como el de mantener y perpetuar la hegemonía económica de la Iglesia por sobre todos los reinos. 
Dos elementos claves aquí: Religión y Dinero. 
Precisamente aquellos mismos que se inmolan hoy en cada Teletón, pues la Iglesia ejecuta una nociva forma de "aval" en éstos eventos al estar siempre acompañadas de algún carismático y delicado sacerdote de blanca túnica y cruz en pecho. 
Las Cruzadas saquearon riquezas por toda Europa, confiscaron en el nombre de Dios grandes tesoros y posesiones, hurtaron, saquearon, desfalcaron, atracaron con el uso de la fuerza y la Biblia y construyeron hoy el gran Poder que incluso hoy goza. Irónico resulta pues comprender que una muy asolapada forma de Cruzada moderna se ejecuta hoy cada año, pero ya NO hay necesidad de usar de la fuerza, aquí "la plata llega sola", sólo hay que saber combinar religión, caridad y una buena dosis de chantaje emocional, algo que la Iglesia desde hace dos mil años da cátedra de uso. 
Eso sí el logo de la cruz No cambió. 
Un recordatorio que revela que más allá de las formas muy en el fondo las cosas continúan siendo iguales. 

Marco A. Barraza 
Noviembre 10, 2014 
NPE-


Lo comentamos en:
Facebook NPE Oficial: www.facebook.com/nuestropasadoextraterrestreNPE
Twitter NPE: @marquillo727
Google +: Marquillo

__________________________________________________________
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...