CASO HUMANOIDE DE PACHACAMAC RESUELTO

sábado, 14 de noviembre de 2015

EDITORIAL: Terror en la Casa de ISIS, Terrorismo, Religión y Racismo en Francia

Han transcurrido 310 días desde aquel 7 de Enero (2015), fecha del execrable atentado al semanario Charlie Hebdo, donde 12 personas perdieron la vida a manos de extremistas islámicos que todo el mundo condenó.
"Je Suis Charlie" fue entonces aquella frase que acuñó sincréticamente la indignación y el apoyo mundial a éste grupo de personas fallecidas que a todas luces abusaron de la libertad de expresión provocando mediante sugestivos e innecesarios titulares el rechazo y repudio de ciertos sectores fundamentalistas extremistas. 
Aquella ocasión nos valió la publicación en ésta misma ventana de un Mega Especial donde dimos cuenta de numerosos detalles poco conocidos y apropiadas "coincidencias" en éste recordado atentado (!)(clic para ver).  
10 meses y seis días después ocurriría el que hoy es ya el PEOR ataque terrorista en la historia de Francia donde hasta la publicación de éste post 128 personas habrían perdido la vida a manos de 8 extremistas en un ataque orquestado hasta en 8 puntos distintos de la ciudad de la llamada ciudad de las luces o la ciudad de los "iluminados", la noche del Viernes 13 de Noviembre (2015) (clic para ver). 

La Ciudad de las Luces
La etimología del nombre PARIS proviene del antiguo pueblo galo de los parisios, primeros habitantes de ésta tierras, sin embargo numerosos historiadores y estudiosos franceses coinciden en que el nombre de PARIS tiene su posible origen cuando se es asociado a la diosa egipcia ISIS, ésto a causa del descubrimiento de una estatua de la diosa encontrada en la Abadía de Saint-Germain-des-Prés, ésta estatua era delgada, alta, erguida, negra, casi desnuda, vestida con ropa adornada en pliegues alrededor de sus extremidades y se encontraba situada en la pared del lado norte, donde se encontraba el crucifijo de la iglesia: se la llamaba el ídolo de Saint-Germain-des-Prés (clic para ver).
Se conoce hoy que el culto a Isis estaba muy extendido en Francia, especialmente en la cuenca de París (clic para ver). Por todas partes existían templos de ISIS según la terminología occidental, pero sería más exacto decir de la «Casa de Isis» porque dichos templos fueron llamados en egipcio PER o PAR, palabra que en egipcio antiguo significa exactamente 'el recinto que rodea la casa'.
PARIS sería el resultado de la yuxtaposición de Per/Par-Isis, palabra que designa las ciudades de Egipto.
Como bien sabemos ISIS es también el nombre del movimiento islámico fundamentalista extremista que hoy se atribuye éstos atentados (clic para ver) y que se ha convertido hoy en la nueva vertiente del terror mundial y el nuevo orden que busca implacablemente hacerse sentir y notar en todo el planeta.
No es posible pues desvincular la complejidad de éste tipo de atentados con el lugar desde donde se vienen llevando a cabo a ésta escala éste tipo de atentados, Paris, Francia, próxima sede de la COP21, lugar donde se redactó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, país miembro fundador de la Organización de las Naciones Unidas y uno de los cinco miembros permanentes de su Consejo de Seguridad, lugar que alberga las sedes del Consejo de Europa, el Parlamento Europeo y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y de la Unesco, en París, país del Louvre, del CERN y del LHC.

La Huella de los Inmigrantes

Desde los siglos XIX y XX  Francia, aquel país que suscribiría años luego en 1975 en la OIT la Convención de sobre los trabajadores inmigrantes, abrió sus puertas a miles de inmigrantes que llegaban a tierras galas cargados de sueños y esperanzas, despojados de una vida decente en sus países producto de las guerras y los enfrentamientos, italianos, armenios, africanos y hasta asiáticos buscaban asimilarse en las tierras galas, enfrentamientos como la 1ra Guerra Mundial que buscaba el recultamiento de miles de personas o el proceso de industrialización acelerado que vivió dicho país requirió de abundante gente y de abundante mano de obra, ... mano de obra barata (clic para ver).
Generaciones de personas fueron confinadas a las denominadas cités, una suerte de lugares de permanencia para inmigrantes de bajo costo que eran financiadas por el 1% patronal, en ésta cités terminaron habitando definitivamente en suburbios que habían sido pensados como viviendas “dormitorios” de corta permanencia, hasta conformar en esos lugares alejados, verdaderos guetos modernos (clic para ver).
Con el paso del tiempo los padres debieron pedir a sus hijos -que si hablaron y escribieron el idioma francés- que los asistieran administrativamente. Sus padres entonces, envejecieron hablando árabe a la vez que fueron quedando sin trabajo, viviendo como indigentes y en algunos casos beneficiando de pensiones básicas. Cotidianamente sus familias han sido sometidas a insultos (“bicots, bougnoules, ratons”…), causados por la historia de un colonialismo mezclado al racismo, que aumenta en las cités sumidas en la precariedad. Allí desde la entrada a los edificios y en cada piso, el racismo está permanentemente presente, aunque menos en los niños y jóvenes que comparten los escasos lugares de juego.
En estas condiciones, los jóvenes son producto de continuos sufrimientos y marginaciones escolares, administrativas, sectoriales, todas en razón de su origen. Son ellos los principales habitantes de las cités: 2 de 3 en edad de trabajar, están cesantes o tienen empleos precarios. Si sus existencias están hechas de discriminaciones y rechazos, ¿Qué proyecto de vida pueden tener? O, ¿Por qué deberían tener uno? Resulta concebible entonces su repliegue en las cités donde se reúnen con otros de similares condiciones, pero también es posible el repliegue comunitario que los lleve a los peores fundamentalismos. Así después del 11 septiembre de Nueva York, todo rostro que asemeje a un árabe, todo nombre y apellido de esa resonancia se volvió sospechoso
Hoy, para quien tuvo oportunidad de conocer alguna cité en Francia sabe bien que entre el cálido aroma de un croissant y las suaves texturas de los crepes resulta inevitable percibir al mismo tiempo la frustración y el resentimiento de quienes no encuentran hoy un verdadero sentido a sus vidas cuando las oportunidades escasean y los recursos también.

TERROR ISIS

Hablar del terrorismo en Francia y de "lucha contra el terrorismo" es un completo anatema, cuando el verdadero fundamentalismo del origen de éstos atentados extremistas tienen un origen social que data de muchos años atrás y que se construye principalmente en las diferencias de clases, de origen, de raza y de religión.
Mirar con desidia por años de lado a generaciones de inmigrantes que con el paso del tiempo han perdido su propia identidad al punto de No sentirse franceses en Francia o No sentirse acogidos en los países de sus antepasados ha originado que discursos reaccionarios extremistas de algunos pocos que persiguen interés propios muy marcados calen profundo en aquel "sentido de pertenencia perdido" que se refleja en la toma de acción a mano propia cuando el Estado está ausente.
Hoy se le llama a ésto terrorismo, con el agregado que éste fenómeno social no encuentra su raíz en díscolos y pendencieros procederes de pequeños grupos organizados sino fundamenta su arraigo en la desazón del abandono y el racismo moderno.
Lo que ocurre hoy en Francia escandaliza. Escandaliza por la magnitud con la que los grupos radicales (principalmente de inmigrantes o hijos de inmigrantes) toman la justicia de la manera como la vemos por televisión y a través de los medios. Escandaliza porque el tinte noticioso hoy viene cargado con el matiz religioso que pareciera en éstos días exigir como pre requisito para un atentado de éste tipo ser de tal o cual religión, si es musulmana vende mucho mejor. Paradógicamente la marketera frase de "Pray for Paris" (Reza por Paris) se yergue entre los videos de muertos, gritos, ambulancias, desesperación, confusión y miedo que rememora eventos anteriores de ésta magnitud en el mundo.
Intolerancia. 
Antisemitismo.
Marginación religiosa.

Rezar: Una Manera de No Hacer Nada y Creer que se está Ayudando

Rezar no conduce a nada efectivo más que al refugio espiritual en momento del clamor suplicante, rezar por Paris es igual que rezar por aquellos más de 200 niños ejecutados en Siria a manos del estado islámico que no obtuvo de ni la tercera parte del mainstream publicitario obtenido por éste reciente atentado en París (clic para ver) ..... ¿Hubiese sido igual si los niños hubiesen sido ejecutados en verdes pastos de los Campos Elíseos? 
Sin duda hubiese alcanzado quizá también hasta su propio #hashtag (!).
Habría que preguntarse mejor ¿Porqué éstos países hoy se han convertido en verdaderas fábricas de terroristas? (clic para ver).
Cada bala radical grita por mil inmigrantes sin atención, sin oportunidades. Nada lo justifica. Nada lo avala. Ninguna masacre merece celebrarse. Así ésta haya sido ejecutada por Nethanyahu en Gaza (clic para ver) o por Sarcozy en Libia (clic para ver) o por el propio Holande en Mali (clic para ver). Masacre es muerte y la muerte no es y nunca ha sido la solución a ningún conflicto, menos a uno que tiene un origen de naturaleza, de raza y de credo.

Terror en la Casa de ISIS, en la ciudad de los iluminados, en el país de la Libertad, Igualdad y Fraternidad. Veamos de una vez con otros ojos el verdadero origen de éste conflicto vendido al mundo como un execrable atentado terrorista.

Recuerde Ud. que detrás de un fusil siempre habrá quien ponga la bala y decida el objetivo.

Marco A. Barraza
NPE
Director

Lo comentamos en:  
Facebook NPE Oficial: www.facebook.com/nuestropasadoextraterrestreNPE
Twitter NPE: @marquillo727
____________________________________________________________________
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...